¡Mi Héroe Dijo Sí!

¡Mi Héroe Dijo Sí!

60% de los residentes de Wyoming ya se han registrado para salvar vidas. Aprende más sobre como esto impacta a los residentes de Wyoming. 
Infórmate sobre la Donación  >

Decir Sí a la Donación de órganos, ojos y Tejidos Salva Vidas

Tú puedes ser el héroe de una persona al inscribirte como donante en el Registro de Donantes
de Done Vida Wyoming. Una decisión heroica puede salvar y sanar vidas.

Donate Life Colorado Statistics

Un donante puede salvar hasta 8 vidas a través de la donación de órganos.

Donate Life Colorado Statistics

Un donante puede sanar más 75 vidas a través de la donación de tejidos.

Donate Life Colorado Statistics

Un donante puede sanar la vista de 2 personas a través de la donación.

Donate Life Colorado Statistics

60% de los residentes de Wyoming con una licencia de conducir o Identificación Estatal se han registrado como donadores de órganos, ojos y tejidos.

Cerca de 200 personas en Wyoming están esperando un trasplante de órganos que que les salve la vida.

Rhonda

RECEPTORA DE TRASPLANTE DE RIÑÓN Y PÁNCREAS / LANDER, WY

“Mi donante les salvó la vida a otras dos personas esa noche -mi hermano de riñón como lo llamo, Salvador y mi hermano de hígado, Phil. Y, yo sé que ella cambió la vida de muchas otras personas esa misma noche de octubre del 2000 con sus regalos. Pienso en ella y le agradezco todos los días «.

Cuando tenía 17 años, a Rhonda Hill se le diagnosticó diabetes juvenil y se le dijo que la mayoría de los diabéticos de su gravedad no viven más allá de los 40 años. Sin embargo, gracias al regalo generoso de un donante de órganos, la vida de Rhonda comenzó a los 40 años.

Aunque Rhonda continuó viviendo una vida plena, dio a luz a su hijo Corey y siguió su pasión por los caballos, Rhonda fue puesta en diálisis cuando sus riñones comenzaron a fallar en sus treintas. La vida cotidiana se convirtió en una lucha, ya que a menudo se despertaba en medio de la noche para combatir el nivel bajo de azúcar en la sangre con la ayuda de sus padres, su hijo pequeño y, muchas veces, los EMT locales.

Casi al final de un día particularmente desalentador en octubre del 2000, Rhonda recibió la llamada que había estado esperando durante 18 meses, la que le dijo que la decisión de un extraño al final de su vida le daría una segunda oportunidad de vivir. Rhonda dijo que entendía que, aunque era «posiblemente el día más feliz de su vida, posiblemente había sido el más triste para alguien más»

Durante los últimos 15 años, con un nuevo riñón y un páncreas, Rhonda ha apoyado la donación de órganos, ha trabajado con adultos con discapacidades de desarrollo y ha disfrutado del aire libre lo más posible. Ella disfruta del tiempo que tiene ahora con su esposo, su hijo y su familia, incluyendo sus cuatro caballos y dos perros – todo sin los límites y restricciones de la diabetes juvenil o diálisis.