¡Mi Héroe Dijo Sí!

¡Mi Héroe Dijo Sí!

60% de los residentes de Wyoming ya se han registrado para salvar vidas. Aprende más sobre como esto impacta a los residentes de Wyoming. 
Infórmate sobre la Donación  >

Decir Sí a la Donación de órganos, ojos y Tejidos Salva Vidas

Tú puedes ser el héroe de una persona al inscribirte como donante en el Registro de Donantes
de Done Vida Wyoming. Una decisión heroica puede salvar y sanar vidas.

Donate Life Colorado Statistics

Un donante puede salvar hasta 8 vidas a través de la donación de órganos.

Donate Life Colorado Statistics

Un donante puede sanar más 75 vidas a través de la donación de tejidos.

Donate Life Colorado Statistics

Un donante puede sanar la vista de 2 personas a través de la donación.

Donate Life Colorado Statistics

60% de los residentes de Wyoming con una licencia de conducir o Identificación Estatal se han registrado como donadores de órganos, ojos y tejidos.

Cerca de 200 personas en Wyoming están esperando un trasplante de órganos que que les salve la vida.

Jason

RECEPTOR DE TRASPLANTE DE CORAZÓN CASPER, WY

“Hace cinco años, estaba muerto. Gracias a mi trasplante, estoy vivo. Y no podría estar vivo sin mi donante”, dijo Jason. «Estoy agradecido por cada día y puedo honrar a la familia de mi donante al continuar manteniendo viva la memoria de su ser querido al ser fuerte y ayudar a los demás siempre que pueda».

En el 2009, el mundo de Jason cambio por completo cuando pasó de una vida saludable y activa a casi morir en solo un mes. Comenzó a experimentar los síntomas de un resfriado que empeoró progresivamente. Al visitar al médico, le diagnosticaron una cepa inusual de neumonía. Cuatro semanas después tenía una insuficiencia cardíaca congestiva, una condición que amenazaba su vida.

Un dispositivo de asistencia ventricular izquierda, o LVAD, fue implantado en el pecho de Jason para ayudar a su corazón a bombear sangre a todo su cuerpo y mantenerlo vivo. También fue colocado en la lista de espera para un trasplante de corazón.

Jason esperó 9 meses usando el LVAD, que requería que llevara consigo una computadora conectada y que frecuentemente reemplazara las baterías. Durante ese tiempo, recibió una llamada del centro de trasplantes cuando creyeron que tenían un corazón para él, pero esto no se concretó al final. Finalmente, en febrero del 2010, Jason recibió la noticia de sus médicos de que un corazón estaba listo. Doce horas después, Jason estaba en cirugía.

En cuestión de semanas, Jason estaba en el camino hacia una recuperación completa. En los años que siguieron, Jason reanudó el trabajo de tiempo completo y una vida activa con su esposa, incluyendo caminatas, campamentos, música en vivo y más. También ha completado su Licenciatura en Negocios en Recursos Humanos.