HISTORIAS DE ESPERANZA

Cayde

RECEPTORA DE TRASPLANTE DOBLE DE PULMÓN / CHEYENNE, WY

“Algún día esperamos conocer a la familia del donante de Cayde”, dijo Patricia. “Queremos compartir a Caydence con ellos. “Cada vez que respira es un tributo a una persona y una familia asombrosa, que se dieron a sí mismas en un momento y al hacerlo le dieron a Cayde una segunda oportunidad de vida”.

Caydence o “Cayde” se enfrentó a un diagnóstico difícil que comenzó a los 8 meses de edad. Tenía hipertensión pulmonar y estenosis de la vena pulmonar, lo que significaba una infancia con una gran cantidad de precaución. Se le recomendó que no corriera o jugara demasiado fuerte por temor a que la emoción pudiera dañar su frágil cuerpo.

Para vivir una vida saludable, los médicos le dijeron a la familia de Cayde que ella necesitaría un trasplante doble de pulmón, un trasplante poco frecuente debido a que solo un niño donante puede donar pulmones a niños pequeños. Pero Cayde perseveró a través de la limitante enfermedad con una sonrisa en su rostro, y ella y su familia esperaron y esperaron que un trasplante estuviera disponible. Esperaron más de cuatro años, un año de los cuales pasaron en la Casa de Ronald McDonald en Houston, TX, a miles de millas de su propia casa en Wyoming. (Hay un programa pediátrico de trasplante de pulmón en esa área).

A la edad de 6 años, después de vivir con su condición durante la mayor parte de su corta vida, la familia de Cayde recibió la noticia de que los pulmones estaban listos para ella. Recibió su trasplante en 2013. ”

Desde ese día, comenzó su nueva vida”, dijo Patricia Schutte, abuela de Cayde. “Lo que más quería era poder correr y correr y nadie le dice que disminuya la velocidad. Todos los días desde entonces, no se ha parado. Su vida es una nueva aventura, un capítulo nuevo para vivir al máximo”.

Cayde y su familia ahora son voluntarios dedicados a crear conciencia sobre la donación, participando en actividades educativas para incrementar conciencia sobre este tema en las regiones del oeste y las montañas rocosas. En el verano de 2014, solo 14 meses después de su trasplante, Cayde participó en Transplant Games of America y ganó la medalla de oro en boliche.

Cayde también muestra sabiduría y amabilidad más allá de sus años, al hablar con entusiasmo con otros niños que están en la lista de espera de trasplantes, ofreciendo palabras de aliento. También se preocupa por sus tres “hijas”, las muñecas American Girl, llamadas Alyssa, Elli y Bethany, en memoria de los niños que conoció en su viaje esperando por un trasplante que no fueron tan afortunados y que murieron esperando. En el 2014, la familia de Cayde aprendió lo que significa estar al otro lado de la experiencia del trasplante, cuando la abuela de Cayde, Nancy, falleció y pudo donar sus ojos a un paciente necesitado. Cayde comenta que está muy orgullosa de su “abuela” Ancy “.

Gracias a que su héroe dijo Sí, Cayde disfrutó de 5 años adicionales con su familia y amigos, creando recuerdos increíbles todos los días. Cayde falleció en agosto del 2018. Su último regalo, hecho posible por la decisión de ella y su familia, fue convertirse en donante. Cayde pudo donar sus córneas; con la esperanza de que otra persona pudiera ver la belleza del mundo a través de sus ojos.

REGÍSTRATE COMO DONADOR

Al unirse al Registro de donantes de Donate Life Wyoming, puede ser el héroe de alguien. Una decisión heroica puede salvar y sanar vidas.

REGÍSTRATE COMO DONADOR

Al unirse al Registro de donantes de Donate Life Wyoming, puede ser el héroe de alguien. Una decisión heroica puede salvar y sanar vidas.